Qué es un swap de divisas

Un swap de divisas es la venta y compra simultanea de una divisa por otra. En teoría, en una fecha posterior se invertirán la venta y la compra. La primera operación se realiza a un precio, y la segunda, a otro; un precio futuro. Puesto que las dos operaciones se acuerdan al mismo tiempo, están destinadas a compensarse entre sí.

Además, puesto que cada parte debe asumir su obligación de reembolso a la otra parte como garantía del acuerdo, hay gente que concibe los swap de divisas como un préstamo/crédito garantizado y sin riesgos.

A menudo recurren a los swaps de divisas las entidades para ayudar a financiar sus balances de divisas; y los inversores también recurren con frecuencia para cubrir sus posiciones.

Vamos a ver un ejemplo de por qué una entidad podría estar interesada en un swap de divisas:

Tenemos 1 millón de euros en una cuenta de una compañía en Alemania, y los fondos necesarios para una operación en EE.UU. son de 900.000 dólares durante un periodo de seis meses. Queremos emplear nuestro excedente de euros para cubrir los requisitos de financiación, pero no queremos asumir riesgos en los mercados de divisas.

Para ello, llegamos a un acuerdo con el banco para vender los euros a un tipo fijo de 0,90 euros, y comprarlos de nuevo en tres meses a un tipo futuro de 0,8912. El tipo spot y el tipo futuro se establecen así:

900.000 / 1.000.000 = 0,90 (tipo spot)

Interés teórico del 5% sobre 1.000.000€ a 6 meses= 25.000€
Interés teórico del 3% sobre 900.000$ a 6 meses= 13.500€

913.500 / 1.025.000 = 0,8912 (tipo futuro)

De este modo, cubrimos las necesidades de financiación en EE.UU. durante tres meses, y en la fecha acordada, el banco nos devolvería nuestro millón de euros previo pago de los 891.200 dólares (el "beneficio" de 8.800 dólares serían las diferencias monetizadas entre el tipo de cambio, el 2% de 1 millón de euros a seis meses convertido en dólares).